Buscar este blog

Cargando...

miércoles, 9 de mayo de 2012

Tipos de Selladores

    El concreto sin haber sido tratado es poroso, absorbe humedad y está propenso a mancharse, porque los líquidos penetran la superficie ocasionando manchas dentro del concreto, y también sustancias ácidas como el vinagre o jugo de limón pueden disolver la pasta de cemento, convirtiendo esta superficie más porosa. Para evitar estos problemas y otorgarle un mejor estado a lo largo del tiempo, es recomendable sellar siempre las superficies de concreto.
    Un sellador único ideal no existe por eso uno debe de satisfacer las necesidades del cliente de la mejor manera posible y para eso hay que decidir qué sellador o combinación selladores usar.
    Existe una amplia gama de selladores, ofreciendo varios grados de protección y brillo al concreto.  Los selladores se pueden separar en dos grupos, los selladores que forman una membrana sobre la superficie de concreto y los que penetran la superficie del concreto. Los selladores de penetración son generalmente líquidos y en su mayoría hechos a base de silicona; trabajan penetrando la superficie y reaccionando con la cal libre para formar silicato de calcio.  Este tipo de sellador se puede aplicar solo sobre concreto natural, es decir, sin haberse tratado antes con algún tipo de sellador.  Es como rellenar los poros capilares con cemento.  De hecho fortalecerá la capa superficial del concreto y evitará que el agua se desplace a través del hormigón.  Este producto es especialmente beneficioso si se desea reparar un concreto que ha empezado a mostrar signos de deterioro. Hay algunos tipos de selladores que pueden trabajar de las dos maneras al mismo tiempo, penetran y al mismo tiempo forman una membrana protectora.  Hay que tener cuidado al aplicar los selladores que solamente forman una membrana protectora porque de no hacerse de la manera correcta este se pudiera pelar.
Superficie a la interperie sin sellar
    El sellador más básico es la cera y entra en las dos categorías porque penetra y crea una membrana protectora, dependiendo de cuanto se use y como sea aplicada, cambiará el nivel y tipo de sellado.  Las ceras producen un nivel brillo de bajo a moderado y tienden a oscurecer un poco el concreto (como cuando un concreto no sellado es humedecido, pero sin darle tanto brillo), si se aplican directamente sobre la superficie.
    Entre otros tipos de selladores están:
    Selladores acrílicos: relativamente suaves en comparación con los otros tipos, pero son ideales para aplicaciones en exteriores debido a su resistencia a los rayos UV y permiten que escape la humedad en el concreto.  Crean un aspecto húmedo con apariencia brillante o mate y mejora mucho el aspecto de los acabados decorativos como color y apariencia.  Los selladores acrílicos pueden estar hechos a base de solvente o a base de agua.  Los hechos a base de solvente se comportan mejor en el exterior que los de base acuosa.  Sin embargo, para las superficies en interiores, los acrílicos a base de agua también son ideales porque son menos tóxicos y emanan muy poco olor durante su aplicación.
    Selladores epoxis: las resinas epóxicas son más resistentes que las acrílicas, pero no permiten que la humedad en el concreto salga.  Esto hace que sean más adecuados para garajes y pisos interiores.  Al igual que los selladores acrílicos, dejan un acabado transparente, brillante o mate y se adhieren muy bien a las superficies de concreto.  El inconveniente es que requieren una mayor preparación para su aplicación y generalmente vienen en 2 componentes.
    Selladores de uretano y aspárticos: son los más resistentes y sería el que se aproxima al sellador ideal, pero también son los más caros.  Son usados usualmente en las industrias y se deja el uso a profesionales ya que no son tan sencillos de aplicar.
    Se pueden hacer combinaciones de selladores como por ejemplo usar uno de penetración para endurecer la superficie y luego uno que forme una membrana protectora.  Otra opción es colocar uno del tipo epoxi para luego colocar sobre éste uno que si proteja contra los rayos UV.  Como se puede ver este tipo de combinaciones se pueden hacer para obtener el mejor resultado posible deseado.
    Existen varios métodos y formas para aplicar un sellador, por lo que se recomienda leer siempre las instrucciones del fabricante.  Generalmente los selladores se pueden aplicar con brocha, rodillo de goma,  haragán o pistola.  Lo importante es siempre aplicarlo en capas bien delgadas y homogéneas.
    Una vez que se halla seleccionado y aplicado el sellador sobre la superficie de concreto no solamente que tendrá una vida útil mayor, también se le mejorará la apariencia y se podrá limpiar de una manera más fácil y rápida, pudiéndose usar tanto para superficies en interiores como en exteriores, comercio, residencial y hasta topes.
Superficie de Comercio en Exterior
Superficie de Comercio en Interior
Superficie de Residencia en Interior
Tope de un baño